Bahidorá 2018: Un borbollón de carnaval y rumba.

Posted By: Mónica Sorroza Hernández On:


Bahidorá1

Los pasados días el equipo de inteligencia de Resistencia Modulada realizó una exhaustiva competencia de clavados y nado sincronizado con el fin de elegir al equipo más apto para cubrir el carnaval Bahidorá en su edición 2018. Así, un grupo de corresponsales se enfiló estos 16, 17 y 18 de febrero rumbo a la reserva natural conocida como Las Estacas en El estado de Morelos para vivir un fin de semana enfundados en  traje de baño y atormentados con la difícil misión de escuchar música, asolearse y pasarla bien.

A continuación la crónica de lo ahí sucedido aderezada con un recuento visual.

Armada Fania. Foto: Iván Toledo

Corresponsal: Arqueles Estrada, campeón de hidrospeed.

Después de un fin de semana que hizo migrar a una multitud de jóvenes hacia Morelos para visitar el balneario de Las Estacas en el Carnaval de Bahidorá 2018, vivir la experiencia del festival que se distingue entre los demás eventos nacionales se resume en sonrisas, brazos y cuellos quemados, y pies cansados de tanto bailar.

El factor diferencial de este festival marca ciertas pautas para pasarla bien. Debes salir de la ciudad, rentar un espacio de camping si quiere sobrevivir a las frías madrugadas cerca de un río con agua cristalina y consumir alimentos relativamente caros durante tres días de fiesta. Cubiertas estas necesidades, estás listo para disfrutar de una curaduría musical diversa, enfocada en ritmos afrolatinos y electrónica, con algunos matices que varían entre el hip-hop, el jazz, el psych pop y alguna que otra locura.

Definitivamente Bahidorá cumple la promesa de llevar a sus visitantes a un espacio de celebración de los cuerpos, las temperaturas, las luces y los altos niveles de dopamina sonora que te hacen olvidar por un momento que vives en un lugar saturado de smog. El ambiente del festival hace que todo el mundo conecte con pasarla bien, sin empujones ni peleas entre gente que no quiere dejarte pasar para ver más adelante, todos respetando el espacio de los demás.

Nathy Peluso. Foto: Iván Toledo

 

A pesar de presentar grandes momentos como Nathy Peluso, Kamasi Washington o Shigeto, hubo errores tremendos en cuestión de producción, principalmente en la Estación PEPSI, donde el set entero de Perera Elsewhere sonó por una sola bocina, mientras el staff observada indiferente con los brazos cruzados y el esperado show de Ariwo al amanecer dejó a varios desvelados con ganas de algo más.

 

Con cuatro espacios dedicados a la música, varias áreas de comida, piscinas, zonas de clavados, áreas de activación de marcas, y una divertida batucada que recorría todo el festival, los nueve mil asistentes a Bahidorá regresaron con cuerpos cansados pero sonrientes a las tareas cotidianas del lunes, haya sido ésta la primera vez o alguna recurrente visita a Las Estacas, Morelos.

 

Corresponsal:Eduardo Luis, medalla de oro y plata en trampolín de 7.5 y 10 m respectivamente.

 

Kamasi Washington Foto:Iván Toledo

El #LlamadoBahidorá tocó a mi puerta y ya no pude decirle que no. Era justo lo que había necesitado desde que llegué a la ciudad: música, un río y árboles imponentes con secretos que jamás contarán. Estoy casi seguro de que decían algo como “aquí llegaron estos otra vez”.

 

Al llegar, el viernes, la afluencia de gente no era nada comparada con lo que venía para los próximos dos días. Lo primero que hice, después de armar tienda de campaña, fue colocarme mi bañador e ir directo a probar ese río del que tanto había escuchado. Me pareció extraño que estuviese tan fría dado al calor que hacía en el momento, pero luego que ya entras, te pones en sintonía totalmente. Luego,sentado en la orilla del río, disfrutando del atardecer y la soledad que estaba por acabarse, sentí a la tierra moverse.

Trhis Tan. Foto: Iván Toledo

Creo que un temblor en ese espacio natural es un poco más leve a como lo vivimos en la ciudad. Afortunadamente, no pasó nada en Las Estacas y todo se mantuvo en pie. El miedo fue no tener señal en el teléfono para saber qué había pasado en otros sitios del país y sobre todo en la ciudad, donde tenemos muy presente septiembre.

 

Al ver que todo estaba bien y el susto había pasado, se hizo de noche y empezó a sentirse la buena onda del carnaval más divertido del año. Bahidorá ofreció en la noche de viernes la más exquisita selección de djs por parte de la Armada Fania que fue la mejor apertura que pudo tener. El show de Sabine Blaizin estuvo increíble. Armaron totalmente la fiesta de bienvenida con una onda tropical que terminó concluyendo que la primera noche de festival valió la pena al 100 por ciento.

Al día siguiente, cuando llegó el total de los asistentes, ya me di cuenta de qué se trataba todo.

IFÉ. Foto: Arqueles Estrada

Mucho todo. Mucha gente caminando de allá para acá, mucha gente en el río, mucha gente en las albercas, mucha gente en todos lados. Lo bueno es que Las Estacas es tan amplio como la cantidad de personas que asiste a Bahidorá, lo que resultó más bien en una multiplicación de espacios para pasarla bien. Por ejemplo, La Madriguera fue uno de los espacios que destacaron y estaban bien escondidos. La isla Picó estuvo siempre muy activo con música tropical en la que Pocz, Sonido Confirmación y La Redada, armaron una rumba en medio de la selva.

Sin duda, el Sonorama fue el espacio que más atención tuvo. Las actuaciones de Los Aguas Aguas,Chancha Via Circuito, Ariel Pink, Mount Kimbie, Kamasi Washington y Shigeto fueron de las más esperadas. Kamasi se llevó el corazón de todos los asistentes a su show. Su energía, instrumentos y espíritu engranaron perfecto con el festival.

El domingo ya era hora de partir y la resaca moral nos llevó a La Estación Pepsi a disfrutar de la música para ya despedirnos. Awesome Tapes From Africa lo hizo de nuevo. Sus canciones tropicales reconfortaron el corazón de las almas en pena que ya tenían que regresar por donde vinieron.

Corresponsal: Mónica Sorroza, practicante de buceo libre.

 

Es difícil no acudir al  #LlamadoBahidorá que edición tras edición promete un fin de semana de música, naturaleza, amor y consumo loco. En esta ocasión los cálculos no fallaron y una horda de jóvenes se dirigieron al parque natural de Las Estacas en El estado de Morelos.

La Dame Blanché. Foto: Iván Toledo

Lo que mejor pudieron saborear nuestros sentidos fue un venue paradisiaco -ya se puede ver en las imágenes- con escenarios temáticos que propiciaban los distintos conceptos sonoros; todos bajo una línea afro caribeña tan diversa que iban desde el reggae hasta el sonidero.

Destacaron artistas como Shigueto y Kamasi Washington  -de quienes ya se habló en esta nota-,  Nathy Peluso, que conectó inmediatamente con el público y se plantó en el escenario con un par de tacones amarillos y tremenda seguridad. Nathy Peluso hizo suyo el espacio para cantar bolero, hip hop y la canción más sexy que alguien puede haberle dedicado a una pizza. La Dame Blanche, una artista que con apenas un disco bajo el brazo -Pirates- lució el bagaje francocubano que escribe su historia.Y sin duda las percusiones de los colombianos Ghetto Kumbé, que revivieron cuerpos en un ambiente semitemplado a altas horas de la madrugada.  

Kamasi Washington. Foto: Iván Toledo

Cabe destacar el esfuerzo de todo el equipo de Bahidorá para mantener viva una fiesta de -casi- 72 horas continuas sin contar el montaje y desmontaje de equipo, escenografía y piezas artísticas colocadas en el espacio con motivo específico del carnaval. Además, en esta edición se tomó la decisión de adecuar espacios como La Madriguera o la Isla Picó, lo cual requiere atención especial ya que se trabaja en la búsqueda de mejores experiencias para los asistentes, lo cual , sin duda se agradece.

 

 

Por otro lado, la selección musical en su edición 2018 deja en claro que el rumbo es la rumba y no hay espacio para que las caderas y los pies se dejen de mover.

En Resistencia Modulada esperaremos con ansias el próximo #LlamadoBahidorá.

 

 

 

 


Play Cover Track Title
Track Authors