Hipnosis 2018: Retornar a las raíces no siempre es back to basics.

Posted By: Mónica Sorroza Hernández On:


@MónicaSorroza

Fotos: Facebook Hipnosis

El Festival Hipnosis demostró resiliencia frente a los obstáculos que un evento de tal magnitud representa para productoras nacionales que quieren promover eventos musicales de calidad. Lo mejor de la experiencia: La música fue la protagonista.

 

El pasado sábado nos enfilamos a una nueva experiencia persuadidos por el cartelazo que el Festival Hipnosis armó en su edición 2018. El cambio de sede unos días antes provocó reacciones encontradas; sin embargo, sabíamos que los sonidos de garage, fuzz y psicodelia se disfrutan mil veces mejor al aire libre y que si bien la comodidad de estar en la ciudad era tentativa, el bosque tiene una magia sin parangón.  

Nos vemos el 6 de octubre #VamosAHipnosis

Posted by Hipnosis on Monday, October 1, 2018

El festival abrió con talento mexicano que bien puede estar a la escala de cualquier banda internacional: Los sonorenses Stg.Pappers, de CDMX Build A Vista  y de Tijuana  San Pedro el Cortéz calentaron los ánimos de un ambiente templado que daba la bienvenida a los asistentes.

Con nuevo disco bajo el brazo Stoonefield de Australia mostraron que no hay límites en el continente más pequeño del mundo. Las hermanas Findlay dieron paso a Boogarins de Brasil, que recuerdan por qué el Tropicalismo es uno de los movimientos más importantes en  América Latina. Los años sesenta se evocaban en un ambiente de revival y dentro de un contexto que nos eriza la piel al delatar la potente voz de ese pasado que retumba aún con fuerza (a eso sumamos que este año es el 50 aniversario de los movimientos estudiantiles de 1968).

De manera orgánica la música nos iba desenmascarando y el ambiente se destensaba con los efectos de guitarras que se perdían entre las montañas.

Fue entonces el turno de una de las bandas más esperadas: DIIV que con su dream pop cobijó a parejas que se mantenían cerca para olvidar el frío. Sin embargo, OM llegó a romper la delicadeza con su potente bajo; ofreciendo un ritual espeso e hipnótico a la vez, sumamente necesario y atinado. La noche cayó así de la mejor manera posible.

De esta manera, Hipnosis 2018 dio paso a sus cartas más lisérgicas: Wooden Shjips y Allah-Las que bañaron el bosque con sonidos y fue entonces cuando a las nubes se les ocurrió también desprenderse sobre los asistentes en forma de lluvia. Sólo el fuego pudo ser refugio al terminar su presentación, una fogata recordaba por qué los humanos siempre se reúnen alrededor de él .

Para cuando Unknow Mortal Orchestra tocaba el ambiente era otro. La calma tras la lluvia era latente. No obstante, King Gizzard and the Wizard Gizzard ofreció un performance continuo que poco dio permiso al silencio y nada al cansancio nocturno. Baile y descontrol.

Es así como Hipnosis en su edición 2018 demostró que sólo la buena música puede enterrar los inconvenientes surgidos por los cambios inesperados que salen de las manos de quienes estuvieron detrás del festival. Si bien hay cosas que mejorar, deseamos que los organizadores lo sigan logrando y con gran sonrisa esperamos una tercera edición.

Por cierto, mención honorífica a The Mustachio Light Show por los visuales!


Play Cover Track Title
Track Authors