Los nocturnos de Mutek .MX 2017

Posted By: Mónica Sorroza Hernández On:


Mutek 2017

@MonicaSorroza

Fotografías Iván Toledo

Mutek es un festival que se caracteriza por ofrecer una experiencia completa a sus asistentes quienes, más allá de la música, también se llevan a la bolsa una garantía visual, performática y multidisciplinaria que conjunta variados beats y tecnología.

 

El plato fuerte de Mutek sin duda son los conciertos Nocturno, que cierran un menú que tiene entradas para nada despreciables con los formatos de A/Visions y DigiLab, entre otros. Estas plataformas cumplen la función de unir lo sonoro con espacios de reflexión y experiencias sensoriales difíciles de separar en un universo tecnomusical que ha evolucionado multidisciplinariamente desde la época del videoclip.

Así, el cierre de Mutek.mx los pasados 24 y 25 de noviembre se vivieron como lo más bello y obscuro de una relación romántica: Desde el conocimiento de una otredad que va del pleno enamoramiento hasta lo más dantesco una vez que ese otro te ha llevado de la mano y te muestra el lado obscuro de su ser. ¿Por qué?

Mutek

Mondragón. Foto: Iván Toledo

Nocturno 1

Nos dirigimos a Fábrica en Tlanepantla de Baz, territorio personalmente poco explorado pero no por ello dejando de lado el imaginario de una de las áreas industriales de la ciudad. Así, Mutek.Mx nos sorprendió con un venue lleno de nostalgia que recuerda los raves noventeros de antaño con un toque chic que no podía ocultar la reciente remodelación y recuperación del espacio. Atrás quedaron las charlas con vista al panteón en el Foto Museo con el objetivo de proponer una locación hecha a la medida para un festival visiblemente más robusto. Si bien extrañamos un poco la sala Rainbown o sala C –que se ubicaba en la parte superior del FMCC- y que tenía la ventaja de apreciar espectáculos inmersivos en la comodidad de un puf; no podemos minimizar el esfuerzo de Mutek.Mx por apostar a un concepto renovado que integró realidad virtual, piezas artísticas a cargo de laboratorios como Intus, Cococay, Medusa o artistas como Paolo Montiel.

Nocturno 1 propuso en su sala C una curaduría que iba principalmente tirándole al talento mexicano y en donde tuvieron el buen tino de abrir con Mondragón, a quien hemos visto crecer desde el mundo de la electroacústica hasta coquetear incluso con ritmos rock. Mondragón ofreció un espectáculo electrónico sin abandonar por un momento su guitarra.

Mutek2

Emptyset. Foto: Iván Toledo

Mutek

Elektroguzzi. Foto: Iván Toledo

La rítmica de Mondragón hizo click en una antítesis que nos regalaron los ingleses Emptyset, quienes nos hicieron vibrar literalmente con potentes bajos. Emptyset resulto un muy grato set para quienes disfrutan la cara densa de la electrónica en performances que ofrecen una calidad sonora que deja apreciar las distintas variaciones de grises y negros.

Con el ánimo en alto luego de vivir shows de calidad, Kelly Lee Owens –con todo y laringitis- nos condujo lentamente a una aterciopelada nube de melodías dulces y ritmos cálidos para que posteriormente Elektro Guzzi desparramara toda esa energía contenida que los asistentes ya no podían sostener para la una de la madrugada. El trío vienés de ‘techno análogo’ compartió con el público un set in creccendo que calentó la pista a lo más esperado de la noche: Era el momento de Nina Kraviz. Nocturno 1 terminó y todo fue, hasta entonces, éxtasis y amor.

Mutek

Kelly Lee Owens. Foto: Iván Toledo

Nocturno 2

Altas expectativas se generaron para el segundo día de Mutek.Mx en donde se presentarían figuras como Telefon Tel Aviv, Squarepusher y Dark Sky. De los sets más sorprendentes fueron los canadienses Alexandre Burton & Julien Roy quienes jugaron con nuestra acusmática presentando visuales que a veces sonaban, a veces eran sincrónicos con la música y a veces sólo se veían.

mutek

Foto: Cortesía Mutek

Visiblemente más concurrida el 25 de noviembre, Fábrica se convirtió en un escenario que comenzó a sacar los primeros pasos de baile en sus asistentes con Telefon Tel Aviv. Luego de casi 8 años sin su compañero Charles Cooper, Joshua Eustis -También de Second Woman- demostró al público mexicano cómo la perseverancia de un proyecto puede dar gratos frutos.

La pista se iba calendando mientras una ligera brisa de aire helado rozaba nuestras caras, sin embargo, mientras más desprevenidos estábamos más contento Squarepusher; quien nos hizo pomada con su set. Thomas Jenkinson -nombre real de Squarepusher-  nos situó en un escenario dantesco en donde las máquinas tomaban el poder y nosotros éramos simplemente vulnerables a sus devastadores efectos. Inmóviles, boquiabiertos, in-pestañables; no pudimos hacer nada. Mutek nos tenía capturados en sus manos y Squarepusher nos llevó a donde quiso. Nos dio dos que tres bofetadas y terminó un set de armonías semiocultas y poliritmos separados por gigabites de información.

Luego de esa experiencia Dark Sky fueron miel. Nos llevaron nuevamente a la tierra. Un viaje que duró de las profundidades de Squarepusher a la pista de Fábrica en Tlanepantla.

mutek

Squarepusher. Foto: Iván Toledo

mutek

Squarepusher. Foto: Iván Toledo

Sin duda Mutek.Mx es un festival que ha crecido en nuestro país pero que desde sus primeras ediciones no deja de sorprender. La investigación que hay detrás de la curaduría demuestra su constancia en torno al mundo del arte y la tecnología. Por otro lado, las alianzas nacionales e internacionales dejan ver el trabajo arduo del equipo (tanto mexicano como extranjero). Esperamos que su crecimiento sea para bien y en el futuro tengan los mismos guiños amigables con los espectadores que han mantenido hasta ahora.

mutek

Dark Sky. Foto: Iván Toledo

 

Mutek

Rafael Anton Irisarri. Foto: Iván Toledo

 

 

 

 

 

 

 

 


Play Cover Track Title
Track Authors