Registro Sonoro: Música inspirada en animales.

Posted By: desarrollo@animala.mx On:


Una extensión para conservar los sonidos de la resistencia.

Por Oscar Sánchez
@El_Voice

Estudios revelan que las personas tienen más empatía por los animales que por los seres humanos. Así lo ha declarado Jack Levin, profesor de Sociología y Criminología en la Universidad Northeastern, ubicada en la ciudad de Boston, Massachusetts. Quizá esto tenga que ver con la hipersensibilidad que se crea alrededor de una noticia sobre maltrato animal en las redes sociales o con los juicios mordaces que cualquiera puede realizar desde el cómodo anonimato de un ordenador.

Sea cual fuere el caso, llama la atención que las personas juzguen más el maltrato animal que el agravio físico hacia algún semejante, pues la violencia es inaceptable en cualquiera de sus expresiones y es inadmisible ejercerla sobre cualquier ser viviente. Sin embargo, es verdad que en algún momento de la historia la raza humana generó ese rechazo afectivo –aunque no definitivo– hacia la fauna terrestre, y es justamente en este punto que recordamos algunos trabajos discográficos y musicales que han centrado sus discursos en las semejanzas y diferencias que existen entre el reino animal y el humano.

Te presentamos nuestro Registro Sonoro de la semana sobre música inspirada en animales.

Comenzamos este recorrido sonoro por las composiciones conceptuales que la banda británica Pink Floyd hiciera en su décimo álbum de estudio, nos referimos por supuesto al disco Animals  de 1977.

Tomando como punto de partida la historia orwelliana, Rebelión en la Granja; Roger Waters y compañía crearon este disco para criticar a las diferentes castas que componían la sociedad británica de esa década y el parecido que éstas guardaban con algunos animales descritos por Orwell.

Son tres los animales que Pink Floyd toma de referencia para abordar temas como el distanciamiento, la discrepancia, la avaricia y otras inseguridades propias del hombre. Cerdos, perros y ovejas serán dotados de características humanas para enfatizar los vicios de la sociedad y será el instinto animal el que concederá al hombre el reflejo necesario para defenderse y sobrevivir.

En este caso los perros representan a los hombres de negocios, el capitalismo canino que devora todo a su paso. Por otra parte, a más de uno ha cautivado la ejecución que Richard Wright y David Gilmour le impregnan a la rola; otorgándole ese carácter explosivo que la ha caracterizado por años.

Pigs son todas esas personas que se hallan en la cima de los sectores sociales. Ésos que manipulan y traicionan al resto de la sociedad a través de sus empresas o negocios. Ésos que en la novela de Orwell se confunden con los seres humanos y viceversa.

El obrero no podía quedar lejos de estas composiciones. Waters representó a la clase baja con la rola Sheep, pues desde su perspectiva, la clase trabajadora es  como “un gran rebaño”, que sólo pasta y no se preocupa de los peligros hasta que es demasiado tarde.

Para concluir con este repaso auditivo inspirado en los animales, recordamos el trabajo hecho por el francés Camille Saint-Saëns y su composición El carnaval de los animales.

Suite musical que consta de 14 movimientos y cuya temática gira alrededor de los sonidos hechos por los animales, específicamente los de un zoológico. El primer movimiento es una introducción y una marcha real dedicada al león, posteriormente los sonidos están inspirados en los mamíferos de largas orejas, es decir, elefantes y burros.

Estas piezas están cargadas humorismo lo cual hace que la experiencia sea memorable.

Aquí no pretendemos exponer si los animales son mejores que los humanos o éstos son peores que los animales, sin embargo, sí pretendemos resaltar que compartimos elementos en común. Violencia, instinto de supervivencia, sentido de pertenencia territorial y otros elementos genéticos los cuales determinar nuestra conducta.


Play Cover Track Title
Track Authors